jueves, 5 de noviembre de 2015

KEIO FLYING SQUADRON


POR: METALMAN

En 1994 llegaba al Mega CD de Sega un título perteneciente al subgénero de los cute´em ups, cuya protagonista estaba loca de atar y comenzaba su particular odisea para vengarse de un mapache mega-inteligente...Keio Flying Squadron.

Aterrizó tarde y en una plataforma minoritaria, por lo que su éxito o fama llegó a ser casi inexistente. La desgracia, y estamos hablando de un subgénero con no demasiados representantes (poquísimos en versión PAL o NTSC USA), era la de que se trataba de un buen juego, que de haber aparecido en otros sistemas hubiese contado con mayor repercusión.

Se trata de un título que quiere situar la acción dentro del periodo Keio del Japón feudal (si no me equivoco, esta época fue una de las últimas antes de la modernización del país, sobre el 1800, pero no soy un experto y podría equivocarme), pero que la adapta a su antojo y de una forma un tanto alocada, porque a ver, ya digo que no controlo demasiado sobre la historia japonesa, pero no creo que en esos tiempos hubiese barcazas voladoras, mechas gigantes, misiles a propulsión y dragones...por ejemplo.

Esto se le perdona por dos motivos: la ambientación del Japón clásico de fondo queda estupendamente, y el tono general es el de la parodia y las bizarradas por bandera. Por lo que cuentan en la versión USA, Rami (la protagonista) es una extraterrestre (algo que, seguramente, no tenga nada que ver con la historia que narra la versión original) que guarda un tesoro en casa de sus abuelos (los tres, conforman el Flying Squadron).



Un buen día, sin motivo alguno, el Dr.Pon (el mapache ultra-inteligente que antes os nombraba) aparece con su ejército volador y roba el tesoro de Rami (una llave gigante), por lo que nuestra heroína se ve obligada a enfundarse en su traje de conejita y a cabalgar, en busca de venganza, a lomos de su dragón Spot. Vale, no tiene sentido, y menos aun cuando os siga dando detalles, pero es un cute´em up y eso es lo que mola de estos juegos.

Durante siete fases, al estilo del clásico shoot´em up horizontal, lucharemos contra robots, perros en alfombras voladoras, alubias maníacas, gatitos explosivos y mapaches furiosos...muchos mapaches y algunos con tirachinas inclusive.

Como juego de disparos está bastante bien, aunque lejos de los grandes y un punto por debajo de la saga Parodius (bien podría ser considerado como el Parodius de Mega CD), y cuenta con un balance correcto, desafiante en su justa medida y con la gran virtud de hacernos comenzar el nivel al gastar un continue (esto hace que los juegos duren más y que sean un poquito más desafiantes).

Existen options (dos dragones que aparecen si no disparamos durante unos segundos, y que cuentan con un ataque kamikaze), potenciaciones del disparo principal, disparo guiado, modo de dispersión y control de la velocidad del dragón, así como también podemos optar a un par de power ups secundarios, en forma de bombas de caída y similares. Más que suficiente y muy bien implementados todos.



Diría que es uno de esos shooters apto para todos los públicos, ya que no exige demasiada pericia pero tampoco es un camino de rosas. Es muy destacable el colorido empleado, y no porque luzca especialmente bien al compararlo contra otros semejantes de su época, sino porque es de los juegos que mejor partido le saca a la potencia del Mega CD, con una definición y con un número de sprites en pantalla que le hace parecer mejor que la mayoría de sus hermanos de plataforma. Parece, a primera vista, un título de PC-Engine CD.

El sonido es bastante bueno, los fx son graciosos y variados, las opciones son abundantes y cuenta con una intro muy bien realizada (por Studio Pierrot, nada menos) aunque comprimida, como es norma en la plataforma, hasta lo indecible. Lucen mejor, mucho mejor, las escenas intermedias formadas por sprites que simulan ser metraje, aunque no cuentan con la excelente factura de la introducción (muy seria, por cierto).

Es bastante mítica cierta demo publicada en su día por Sega Pro, en la que se adjuntaba el primer nivel...acompañado del resto del juego. Es decir: la cosa estaba apañada para que tras finalizar esa pantalla el juego se reiniciase, pero existía un truco que permitía pasar a la segunda fase directamente (vamos, que el juego estaba completo dentro del Demo CD), y desde esta podías avanzar por el título en su totalidad. No es la primera vez que ocurre, y aquí en Europa tenemos casos como la demo del Confidential Mission de Dreamcast, por ejemplo, en la que sucedía algo similar.

Aunque es un juego que no sabe de audiencias (lo puede disfrutar cualquier menor, porque no es nada explícito), fuera de japón se censuraron algunos elementos, como los testículos colganderos de cierto sprite (os sorprenderíais de la de enemigos y personajes secundarios que van con las pelotas al aire en los juegos nipones...), además de la pertinente variación de edad: Rami en el país del sol naciente es una menor, y en las versiones USA y PAL está entre los 18 y 20 años. (La trama y el guión es distinto en ciertos aspectos, pero mi limitado conocimiento del japonés me impide ver el grado de diferencia total...aunque ya os digo que ciertos nombres no se corresponden). 



Sin ser lo mejor de su género, sí que es de lo mejor dentro su plataforma, pero resulta en un juego mitificado en exceso y cuyo precio puede resultar disparatado (las versiones PAL pueden superar los 170€). Es recomendable probarlo, y a buen seguro que os regala buenos momentos, pero hacerse con uno, teniendo cientos de juegos mejores a un precio inferior o similar (Thunder Force IV, Gradius V, R-type Delta, Parodius Collection...) no es tan rentable (vale lo mismo que un Radiant Silvergun, por dejar clara su osadía monetaria). Ojo, que en ningún caso es un mal juego, es solo una comparación contra otros mejores.



2 comentarios:

  1. Vaya Israel, últimamente reseñas juegos que ni me suenan! no puedo comentar mucho excepto que voy a investigar!!!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es de esos que digo que todo el mundo conoce pero que nadie a jugado. La verdad es que dentro del Mega Cd es un imprescindible, aunque tiene un precio muy loco, por desgracia.

      Eliminar